Salud Reproductiva en Inmigrantes


This week marks the second National Latina Week of Action for Reproductive Justice hosted by the National latina Institute for Reproductive Health, California Latinas for Reproductive Justice and the Colorado Organziation for Latina Opportunity and Reproductive Rights. It is our hope that through our actions we are able to increase the awareness of the contributions of immigrants to the movement for reproductive justice that affects each and every one of us.

Gina Milan, a fearless, powerful and strong immigrant woman and single mother of a beautiful passionate and intelligent 1 year old moved to the US in 1998. She has shared with us her perspective of access to reproductive health services as an immigrant woman:

¿Salud Reproductiva en las inmigrantes?

El concepto de Salud Reproductiva es difícil de entender cuando no has tenido una buena educación sexual, en nuestros países de origen hasta hace algunos años hablar de sexo era casi prohibido; por lo tanto entender “Salud Reproductiva” es casi imposible,  y peor aun si a esto le sumamos la falta de información en español, clínicas bilingües y los altos costos de anticonceptivos, sin olvidar claro el machismo de nuestro marido o novio y por su puesto la religión. 

Salí de Morelos México en agosto de 1998 con la ilusión de tener una mejor oportunidad de vida,  ya que a cuatro años de haber terminado la universidad no tenía un trabajo estable;  la idea de vivir en el país de “las grandes oportunidades” se me hizo realidad, he vivido por trece años en Estados Unidos, soy madre soltera y vivo con mi hija de 11 años y sigo intentando convertir mi sueño en realidad especialmente ahora que tengo 4 meses desempleada y aunque soy una mujer muy trabajadora la crisis económica y las malas leyes impiden que las inmigrantes latinas tengan las mismas oportunidades que mujeres anglosajonas.

Desde mi punto de vista las mujeres inmigrantes latinas somos muy poco favorecidas al querer decidir sobre los hijos que deseamos tener, por consecuente nosotras deberíamos recibir apoyo independientemente a la hora de decidir entre poner fin al embarazo, o bien terminarlo, permitiéndosenos que seamos nosotras la que decidamos quedarnos con el bebe o lo dan en adopción. No debería de importar el estatus migratorio o la situación económica en la que nos encontramos; Pero, las injustas leyes hacen que el trato hacia las mujeres inmigrantes  y/o de escasos recursos condenen a las mujeres latinas por su maternidad y esto mayormente las conduce al aborto, aun que muchas veces no sea su voluntad.

Por otro lado está la falta de concientización hacia las mujeres lesbianas y heterosexuales latinas cuando se trata del examen para detectar el cáncer cervical con un simple examen anual (Papanicolaou), no existen los recursos necesarios para que todas las latinas puedan hacerse esta prueba gratis o a un costo mínimo.

La salud de la mujer de cualquier raza o sexualidad debería ser uno de los temas más importantes para este país; las mujeres sanas son productivas y contribuyen a la economía, no entiendo como pretenden tener gente saludable si vivimos con miedo de ir al doctor aun que sea solo por un examen de rutina….

¿Qué mujer inmigrante quiere ir al médico arriesgándose a que le pregunten acerca de su estatus y la pongan en un proceso de deportación? ¿O quien quiere ir al hospital para después tener que pagar ridículas cantidades de dinero por un simple resfriado?

Creo que para las inmigrantes latinas que tenemos ya una vida en este país el reto es mayor porque nos toca educar a nuestros hijos en un ambiente de libertad, justicia y respeto por la sexualidad de cada persona; pero también nos toca luchar en contra de los prejuicios sociales y el racismo; sin olvidar la cuestión de la sexualidad que sin la ayuda de recursos públicos como orientadores en las escuelas, organizaciones no lucrativas que orienten a las jóvenes acerca de su derecho reproductivo no es tarea fácil.

Like this story? Your $10 tax-deductible contribution helps support our research, reporting, and analysis.